• Zona de usuario
  •      
  • Búsqueda avanzada

    TIENE EN SU CESTA DE LA COMPRA

    0

    Total 0,00 €

    ZENOBIA CAMPRUBÍ
    Título:
    ZENOBIA CAMPRUBÍ. LA LLAMA VIVA
    Subtítulo:
    Autor:
    CORTÉS, EMILIA
    Editorial:
    ALIANZA
    Año de edición:
    2020
    Materia
    Biografías
    ISBN:
    978-84-9181-898-4
    Páginas:
    256
    Encuadernación:
    Bolsillo
    Disponibilidad:
    Disponibilidad 2-3 días
    Colección:
    Libros singulares
    24,00 € Comprar

    Sinopsis

    Si bien es conocida por ser la esposa de Juan Ramón Jiménez, poeta y premio Nobel de literatura, Zenobia Camprubí Aymar (1887-1956) fue una de las personalidades más interesantes de la primera mitad del siglo XX. Mujer moderna, brillante e inquieta, luchadora, independiente, comprometida socialmente con la igualdad de la mujer y las necesidades de los niños, la suya fue una vida plena involucrada en innumerables frentes: escritora y traductora, empresaria visionaria y activista feminista, profesora universitaria y pedagoga entregada a la infancia. Todas estas labores, que desarrolló tanto España como, tras su exilio en 1936, en Estados Unidos y Puerto Rico, las compaginó con la organización de los archivos de Juan Ramón y la redacción de su correspondencia.
    Huyendo de los convencionalismos del género biográfico, en el que los datos históricos y sociales a menudo impiden un acercamiento profundo a la persona recordada, este libro muestra la personalidad íntima de Zenobia Camprubí a través de un conjunto de textos a menudo omitidos en las biografías tradicionales: diarios, notas, reflexiones, correspondencia.
    El resultado es una biografía sorprendente, emocionante y conmovedora. En ella la voz de Zenobia resuena sin intermediarios para transmitir sus anhelos, sus preocupaciones, que fueron muchas, su dolor, que representa al de muchas mujeres de aquellos años, y, sobre todo, la increíble energía y el amor sin límites con que acometió todas las facetas de su vida y todos y cada uno de los proyectos en los que se embarcó. Amor y energía que le valieron el apelativo de «la llama viva», por parte de Juan Ramón Jiménez.