• Zona de usuario
  •      
  • Búsqueda avanzada

    TIENE EN SU CESTA DE LA COMPRA

    0

    Total 0,00 €

    FLANEUSE
    Título:
    FLANEUSE. UNA PASEANTE EN PARIS, NUEVA YORK, TOKIO, VENECIA Y LONDRES
    Subtítulo:
    Autor:
    LAUREN ELKIN
    Editorial:
    MALPASO
    Año de edición:
    2017
    ISBN:
    978-84-16665-93-8
    Páginas:
    352
    Encuadernación:
    Cartoné
    Disponibilidad:
    Disponible en 1 semana
    Colección:
    ENSAYO
    22,00 € Comprar

    Sinopsis

    El fl âneur nació en el París del siglo XIX. Su hábitat
    natural son los boulevards y las galerías de la
    ciudad. «Las multitudes son su dominio, al igual
    que el aire es del pájaro y el agua es de los peces»,
    escribió Charles Baudelaire. El fl aneur es un hombre
    ocioso y un hombre de acción al mismo tiempo–
    pasea y observa a la vez– pero no se involucra. No
    participa en la multitud, sino que la observa desde la
    distancia. «Una ostra central de perceptibilidad, un
    ojo enorme», escribió Virginia Woolf en su ensayo
    Street Haunting. Pero la descripción de Woolf se
    basaba en sus propios paseos por Londres, y si algo
    hemos aprendido de Baudelaire, es que la fl âneuse
    no existe. Las mujeres no tenían el mismo acceso al
    espacio público que sus congéneres hombres daban
    por sentado, y, aún a día de hoy, las ciudades de
    todo el mundo siguen siendo un espacio donde los
    hombres se posicionan como sujetos y las mujeres
    como objetos, «como si el pene fuera un requisito
    necesario para el paseante, como un bastón»,
    ironiza Elkin.
    Pero entonces, ¿qué sería una fl âneuse? La
    versión femenina del fl âneur no solo observa,
    sino que participa. Su presencia en un espacio
    que tradicionalmente no le pertenece supone
    un desafío. Donde el fl âneur mira, la fl âneuse
    perturba y subvierte.
    Elkin hace un recorrido literal y metafórico de las
    ciudades en las que ha vivido, y, a través de sus
    paseos, nos descubre una nueva mirada y reivindica
    la experiencia singular que constituye pasear siendo
    mujer. Va del detalle más nimio a la observación
    más amplia, tomando notas de su propia experiencia
    y entrelazándolas con las de otras artistas,
    escritoras, cineastas y periodistas a las que admira
    y cuyas miradas han formado y trasformado la
    de la propia Elkin.
    De Nueva York a Londres; de París a Venecia
    pasando por Tokio, cada ciudad encierra el juego y
    la fascinación, el peligro y la familiaridad, sirviéndole
    a la autora como escenario en el que situar a otras
    mujeres como George Sand, Sophie Calle, Martha
    Gellhrn o Agnès Varda entre muchas otras.
    Al reclamar el derecho a pasear por la ciudad,
    a ocupar el espacio público, las mujeres se alejan
    de aquello que se supone que deben ser y alteran
    irremediablemente las vidas que se suponía que
    tenían que vivir.