• Zona de usuario
  •      
  • Búsqueda avanzada

    TIENE EN SU CESTA DE LA COMPRA

    0

    Total 0,00 €

    ATRÉVETE A HABLAR DE SEXO CON TU HIJO
    Título:
    ATRÉVETE A HABLAR DE SEXO CON TU HIJO
    Subtítulo:
    Autor:
    RODRIGUEZ, NORA
    Editorial:
    EDICIONES B
    Año de edición:
    2017
    Materia
    Autoayuda y Superación
    ISBN:
    978-84-666-6130-0
    Páginas:
    296
    Encuadernación:
    Rústica
    Disponibilidad:
    Disponible en 1 semana
    Colección:
    NB NO FICCION
    16,00 € Comprar

    Sinopsis

    «La mayoría de los adolescentes creen estar bien informados, se sienten inmunes y aparentan ser independientes. Muchos incluso tienen sólidos argumentos sobre la sexualidad. Pero ¿quién les informa y cómo? Si los padres no hablan con sus hijos sobre estos temas, ¿qué aprenden de internet o de los líderes de sus pandillas? Se educan solos, utilizados permanentemente como objetos sexuales por una sociedad que exalta la potencia sexual y la juventud.
    La necesidad de una educación sexual nunca ha sido tan urgente como ahora. La cultura digital expone a los niños a una información irreal, que a sus edades les llega a través del grupo de compañeros… desconectándolos de lo que implica su sexualidad, lo cual les genera miedos e inseguridades que van más allá de los que sentirían naturalmente por su edad. Los padres serán los encargados de aliviar el significado de sus cambios corporales, de enseñarles el modo en que deben respetar su propio cuerpo y el de los demás.
    Para ello, piensa respuestas que integren varios aspectos de la sexualidad, de modo que puedas dirigir tu réplica al menos a las cuatro dimensiones de la persona: la corporalidad, la afectividad, la racionalidad y la espiritualidad o trascendencia. Puedes empezar con una breve explicación de los cambios que experimenta su cuerpo. Haz una referencia a cómo se siente, a sus emociones, a lo que piensa o siente respecto del tema sobre el que te interroga. Siempre es mejor saber qué idea previa tiene para de ese modo conocer a qué tipo de información está accediendo, cómo se le ocurrió esa pregunta. Ayúdale a razonar por sí mismo, por ejemplo, con preguntas abiertas del tipo "¿Qué te parece a ti?", o bien devolviéndole la pregunta: "¿Y qué piensas tú de lo que me has preguntado?" Al acabar la conversación, si puedes, muéstrale una visión mayor, lo que ocurre en otras culturas, por ejemplo, lo que piensan de ese tema en otros países, etc.»

    Otros libros del autor