Entre Culebras y Extraños

Los artistas viven del helio, por eso se ríen sabiendo que es más fácil reírse que saber por qué. Nos gusta la gente de risa fácil y nos gustan los artistas con talento y nos gustan los buenos escritores, tal vez por eso adoramos a Celso Castro. Pero Celso castro nos gustaba mucho antes de verlo llegar a Cronopios un día de verano de lluvia y tormenta con su sonrisa afable y su cercanía, dispuesto a nadar “entre culebras y extraños” y bregarse en las aguas a veces turbias del club de lectura. Habíamos leído algo de él, El Afinador de Habitaciones, algo de su pasado de autor rechazado, como el se confiesa sin tapujos y divertido quizás por esta nueva etapa de “autor visible” y nos alegramos mucho de encontrarlo entre las novedades de Destino.

Detrás de ese título provocador y sugerente y de la mirada un tanto exorbitada del adolescente de la portada se escondía una novela rara y genial, tierna y divertida, transgresora y clásica como lo es la vida.

Nos enamoramos de ese adolescente lector de Shopenhauer, niño hipocondríaco y sobreprotegido, con algún mal de pulmón y con mal de amores, azotado por la duda, aferrado a las faldas de su madre, enamorado de Sofía, inteligente niño sin nombre, personaje inolvidable.

Aqueles días en que eramos malas

 

Podería dar un bó feixe de razóns polos que debedes ler Aqueles días en que Eramos Malas, pero só vos daréi cinco:

Inma, mercedes, Margot, Valentina e Laura.

Cinco nomes propios, cinco persoaxes inesquencibles, profundos, contradictorios,cribles, adoecidos, cheos de arelanzas que nunca se cumpren, mulleres poliédricas, un pouco malas, un pouco tolas, un pouco boas, cheas de dúbida, víctimas dos homes, víctimas da vida e víctimas de sí mesmas. E culpables. Todas elas coinciden no cárcere, e así comenza a sorpresa, nos libros, onde todo está inventado, poucas veces nos atopamos con mulleres no cárcere, non por motivos políticos, se non por crímenes máis ou menos dolosos, tentativa de asasinato, tráfico de estupefacientes, pequenos atracos cos que conseguir droga, roubos de bebés…As mulleres de Inma desdóblanse como todos nós, coma a propia Inma que xoga co seu nome ¿e algo máis? e como se fora un xogo de muñecas rusas vai levantando unha tras outra; primeiro Inma, escritora e antiga presa, bipolar, nai, infiel, fai as veces de narradora. Esa outra Inma López Silva escribe un libro, tal vez o derradeiro, unha novela confesión dirixida ao seu marido, á súa filla, e dentro desa narración outras historias, historias con nome de muller, porque esta é unha novela femenina e feminista, unha novela escrita por unha muller para lectores intelixentes, unha novela que nos saca o sorriso en tantas ocasións a pesar da traxedia desas vidas rotas, marcadas e mancadas polo destino, e que vai facéndose máis gris, máis melancólica, e nos vai empapando de desazón, como se a nós tamén se nos fora metendo a prisión dentro, e nos contaxiara esa nostalxia de tempos pasados, porque no cárcere calquer tempo pasado foi mellor, e nos entra esa néboa na alma, a mesma brétema que pode entrar cada día de outono polas Illas Cíes a ese Vigo que tan evocador é retratado en Aqueles días en que Eramos Malas.

Novela póstuma

Llegó París- Austerlitz, una de las novedades más esperadas y anunciadas este mes de enero, la novela póstuma del genial Chirbes. La escribió durante veinte años, al menos era un proyecto gestado en los 90 y terminado en 2015, pocos meses antes de morir. Más allá de la emoción que supone leer lo que serán las últimas palabras que ha dejado para el mundo un escritor de su talla muerto prematuramente, más allá la atracción inmediata que nos provocan los muertos y sus obras, la novela es tan breve como magnífica.

París -Austerlitz es una novela de amor. El amor con su efímera sustancia y sus paradojas, su brevedad y sus contradicciones. Un hombre recuerda a otro hombre. Hubo un tiempo en que se amaron, desigualmente, cada uno aporta  a la pareja la idea del amor que lleva consigo. Michel es un francés marroquí, un hombre robusto y optimista, satisfecho con su trabajo en la fábrica y contento si su amor lo espera en la puerta cada día a la hora de la salida.

El narrador sin nombre,mucho más joven y de mundos ajenos al trabajo en la fábrica,  recuerda ese amor que caducó mucho antes de que la enfermedad se instalase en el cuerpo de Michel, ahora un saco de huesos y cartílagos esperando la muerte en una cama de hospital.

El sida, el imposible paso de amante a amigo, la fragilidad e inconsistencia de la palabra siempre, la diferencia de clases, el recuerdo de aquellos días, los paseos por París, animal helado, la enfermedad, la soledad ante la muerte, todos esos temas, esenciales, están en la novela.

Y París como un personaje más, un París de barrio, de vino barato, de casas pequeñas y oscuras, de portales sórdidos, pero también un París que todos soñamos,  arte y belleza, con sus escamas de piedras y afiladas pizarras, sus galerías de arte, sus museos, sus iglesias y bulevares.

Y la estación de Austerlitz como símbolo de viaje, de despedida, de adiós. Aunque la despedida de ambos, al final del libro, no cuenta con la poética de los andenes. Es descarnada, dura y una lectora delirante como yo no deja de imagianar al propio autor en su cama de hospital, solo ante la muerte que acecha,  viendo como la vida se aleja con los lectores y el narrador hacia la puerta de salida. Fin.

MC

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fin de Poema

Juan Tallón no sonríe nunca. Y sin embargo no parece tomarse nada en serio. Cuando habla no pierde ese gesto adusto y ni se inmuta ante las carcajadas que genera. Es un viejo amigo de Cronopios, escribe libros que siempre nos gustan y acepta nuestras invitaciones para hablarnos de ellos. El otro día nos visitó por tercera vez. Su libro Fin de Poema está viviendo una segunda vida con una versión en castellano publicada por Alrevés. Escribir en gallego y traducir se acabó. él, que es de Vilardevós, no ha encajado en el panorama literario gallego, vayan ustedes a saber por qué.
Hablamos de Fin de Poema, esa novela breve y bella, de lenguaje cuidado, florida en recursos estilísticos, intimista, poética, que produce en los lectores allí presentes calma, sosiego y en algunos casos, angustia.
Sus personajes, Alejandra Pizarnik , Anne Sexton, Gabriel Ferrater Mora y Cesare Pavese, solo tienen en común la poesía y el suicidio. Tal como lo ve Tallón no se suicidaron por poetas, al contrario, fue cuando también su arte les falló, cuando los versos dejaron de anidar en su mente poblada de sombras, fue entonces que perdieron su tabla de salvación.
Pero su narrador no juzga ni busca explicaciones, esa es la grandeza del libro. Son personas ante su soledad y desesperación, caminan hacia ese instante, realizan actividades cotidianas, se sumergen en sus adicciones y un día no quieren seguir viviendo. Fin de poema.
La reunión del club discurre con altibajos, el tema del suicidio da para muchas derivas. Tallón es un hombre de buen talante y encaja bien los golpes que recibe y no le corresponden. Vamos toreando los escollos, reconducimos la conversación a lo que de verdad importa, si es que algo importa, la literatura de Tallón. Y después nos tomamos un gintónic, que lo cortés no quita lo valiente.

O último día de Terranova

A primeira referencia que teño desta novela é por parte dun editor entusiasmado. Manuel Bragado, ese home tranquilo e pouco dado as alharacas e aos excesos verbais móstrase apaixoado con O último día de Terranova. Envexo un pouco a ese editor emocionado cun texto moito antes de chegaren ás mans dos lectores e percibo nel ese desfrute prístino de lector atento. É tanta a ilusión posta  nesta historia que Xerais convida a un montón de libreiros de toda Galicia a un xantar presentación co mesmísimo Manuel Rivas. As primeiras páxinas desta maravillosa novela chéganme coa voz profunda do autor e cando teña, uns días despois, o libro nas miñas mans e esa voz espesa, ese ton melancólico o que soará na miña cabeza. Durante toda a lectura, lenta, paladeando as palabras, voume sumerxindo nesa “penumbra alegre”, voume elevando a Certo Lugar do espíritu, voume adentrando no Laberinto.

Terranova non é unha libraría, é un lugar no mundo. Vicenzo Fontana pon o cartel de liquidación obrigado polo capital, a especulación non entende de recunchos de liberdade, camiña polas rúas observando o peche dos ultramarinos, das tendas de xoguetes, das lenzarías, e nese camiñar, nese resistirse, a historia de Terranova e dos seus habitantes vaise despregando. Quen habita as librarías? Pois os libros, tal vez, que chegaban a Terranova en maletas, agochados, libros prohibidos que viñan alén do mar, adonde tantos foron para non volver. E rodeado desas xoias trasatlánticas naceu Vicenzo, o narrador, que foi neno enfermo e observara o mundo desde o Pulmón de Aceiro. Alí recibía as visitas do seu tío Eliseo, ese persoaxe único “que estaba todo o día a abrir pasos na fronteira da realidade” e “vestía como un dandi doutro tempo, un tempo de seu, antigo e moderno asemade” . E Comba, a nai e promotora de Terranova e Amaro,o pai, profesor represaliado pola dictadura, Polytropos, cheo de sabiduría e de silencio. E por aí pasan Dombodán coa sua mirada expresando “a anguria insomne de todas as aves”  e Expectación que encontrará asilo en Terranova ao fin da Casa Grande. E Garúa, de paso e fuxindo, outra conexión con Arxentina.

Alí están todos, na Penumbra.

“A xente pode dividirse en quen sente demasiado e quen sente demasiado pouco. E logo están os que senten todo.”

E, ao acabar, preguntándonos se hai alguén na liña do horizonte, poderíamos empezar de novo a ler, porque este libro “está escrito con isco. Deixalo unha noite e leveda.”

 

Un Hombre Enamorado

 

” Todos los lugares que yo guardaba en mi interior, que había visto en mi mente tantísimas veces en el transcurso de mi vida, pasaron delante de la ventanilla, sin aura, completamente neutros, como eran de verdad. Rocas, una pequeña bahía, un ruinoso muelle flotante, un baño de mar, algunas casas negras, una llanura que bajaba hacia el agua. Eso era todo.”

 

Las mesas de las estanterías y las estanterías de muchos hogares están bien surtidas de novelas de autores nórdicos desde que hace años el fenómeno Stieg Larsson inundara el mundo entero con esos hombres que, tanto en el norte como en el sur, no aman a las mujeres. Pero no todo lo nórdico es novela negra y así nos lo viene a demostrar Karl Ove Knausgard, autor noruego que se ha convertido en un fenómeno de masas en su país con su gran proyecto autobiográfico que ha titulado polémicamente, Mi Lucha. Anagrama ha publicado en castellano la primera entrega, La Muerte del Padre, donde el escritor cuenta al detalle y reflexiona sobre la relación con su padre y la muerte de este provocada por el alcoholismo.

En esta segunda entrega, Un Hombre Enamorado, Karl Ove, como le gusta que le llamen, da un paso adelante en su obra autobiográfica y habla, siempre mirando descarnadamente hacia su interior, de la separación de su primera mujer y su enamoramiento de la poetisa Linda Bronston con la que tendrá tres hijos;  y sus cotidianeidades, encuentros y desencuentros, sus pequeños triunfos y sus desiertos nos mostrará con tan pocos filtros que mientras lo leo me pregunto si su atrevimiento y su desnudez en este ejercicio literario asombroso y estimulante no le habrá costado al genial Karl Ove una factura personal difícil de pagar.

“Ya lo sabía. Estaba completamente sola con Vanja durante el día, desde que yo me iba al despacho hasta que volvía a casa, se sentía sola y por eso esperaba estas dos semanas con ilusión. Unos días tranquilos con su pequeña familia. Yo, por mi parte, sólo pensaba con ilusión en el momento en el que se cerrara la puerta detrás de mí y me encontraba solo para poder escribir.”

El escritor que vino del frío describe exhaustivamente su vida cotidiana y detrás de ello la intención tan arriesgada de desenmascarar su ser, de encontrarse a sí mismo, de llegar a lo más hondo, de toparse con la esencia de la vida misma, de enfrentarse a sus ambigúedades y sus ambivalencias y es ahí donde conectamos , o no, con él, con sus contradicciones, su deseo de ser padre de familia numerosa y el hartazgo y aburrimiento que esa vida burguesa organizada en torno a tres niños pequeños, le supone, pasando de la euforia a la sensación de soledad y desborde emocional, con esa capacidad para observarlo todo desde fuera y sin embargo implicarse tanto…O tal vez sea al contrario, estar tan implicado y realmente mantenerse siempre como observador ajeno, casi omnisciente, para luego contarlo.
He leído por ahí que a Karl Ove sólo lo leen mujeres, que los hombres difícilmente pasan de las veinte primeras páginas. Bueno, es posible, si aprendemos con Karl Ove y su amigo Geir, otro intelectual noruego afincado en la hermosa Estocolmo, de tantan diferencias entre suecos y noruegos  inimaginables desde esta latitud donde todos los nórdicos nos resultan igual de guapos y de civilizados, es fácil suponer que a un habitante masculino del sur de Europa le aburran soberanamente las vicisitudes de un hombre rubio y altísimo, de ojos claros, de atractivo indudable, que luce un perfecto desarreglo y escribe veinte páginas diarias de alta literatura al mismo tiempo que se encarga del cuidado de sus niños a los que pasea como puede por parques y librerías durante horas para después llegar a casa y fregar los platos que su mujer deja amontonarse en el fregadero….¿el mundo al revés?
Y si, yo, solitaria lectora, me enamoro un poco de Karl Ove, personaje y autor.

 

Día das Letras Galegas

Vimos de disfrutar non hai moitos días do cada ano mais celebrado “Día do Libro”. Miramos con envexa mal disimulada aos cataláns, a esa Barcelona soleada e fermosa atestada de xente paseando entre un ledo balbordo por unhas rúas onde os protagonistas son os libros, escritores, editores, libreiros e ¡ata lectores! E verdade que as colas mais longas están diante das persoaxes mais disparatadas, pero, en fin, non deixan de estar levando un obxecto semellante a un libro para a súa casa e iso, non nos enganemos, axuda ao mercado do libro en su conxunto.

Ai! Os mercados, palabra tan denostada pero arañeira de onde difícilmente podemos fuxir, pero isos fíos tampouco deben impedirnos vivir con dignidade e iso intentamos, humildemente os que intentamos vivir vendendo libros. Ese 23 de abril é un día de festa, as librerías lucen cheas, nas casas se sorprende con encuadernados agasallos, por un día todos cremos no futuro, ese lugar incerto.

Agora que se achega o Día das Letras Galegas danos un pouco de mágoa que sexa unha data non laboral no calendario. Non é que teñamos infinito afán polo laboro, non, pero os días libres todos os aproveitamos para o noso lecer, un viaxe, unha excursión, tal vez, sí, unha tarde de lectura. Mais as Letras deberían celebrarse coas bibliotecas, escolas e librerías abertas, con promocións e actos mais aló das fotos oficiais e os discursos da Academia.

As letras non deberían ir separadas dos libros. Para existir, para ser, para continuar mil primaveras mais é necesario ler en galego pero tamén, non nos enganemos, comprar libros en galego, ou o que é o mesmo, vendelos.

 

Pedro Feijoo y Los Hijos del Mar

Pedro Feijoo chegou a Cronopios por primeira vez hai un ano. Acabábamos de comezar unha bonita relación coa emisora local de Onda Cero e estreábamos esas entrevistas públicas onde se mistura tan felizmente o periodismo, a literatura e a cercanía do autor aos lectores. Pedro era un autor novel que algúns coñecían polo seu pasado como músico do grupo Lamatumbá. A sua novela, recién publicada, viña de quedar como finalista do Premio Xerais e enseguida pasou polas mans de tódolos “cronopios” que a leímos con ledicia. Os Fillos do Mar é unha novela agradecida para un libreiro, posúe tódolos ingredientes dun best seller sen mermar por iso a súa calidade. Os mais leídos tamén poden disfrutar con unha lectura lixeira, de aventuras que agocha un traballo concienzudo e o arte de tocar esa tecra necesaria para chegar ao gran público. En Os Fillos do Mar hai amor, historia, arquitectura, segredos do pasado, búsqueda persoal, aventuras trepidantes  e os escenarios mais fermosos do mundo, que non están moi lonxe. son nosos. A illa de Ons, ese paraíso, O Burato do Inferno, ese lugar máxico e escuro, inacesible que excita ao amante dos misterios que levamos dentro…O tesouro afundido na batalla de Rande …¿ Era necesario ir moi lonxe para encontrar ingredientes para unha gran historia? Pois non.

Despois daquela visita, sentimos que Pedro era un mais de nós: un “cronopio”, tanta fora a conexión, o entendimento e a ilusión compartida entorno a un proxecto, esa novela que dalgunha maneira xa era  un pouquiño  nosa.

Un ano despois Os Fillos do Mar converteuse en Los Hijos del Mar, feito nada sorprendente para nós que apostábamos por iso dende o principio, pero igualmente motivo de celebración.

Pedímoslle a Pedro que compartira con nós unha reunión do clube de lectura, e aceptou encantado sen imaxinar sequera o bombardeo de preguntas ao que o íamos someter. Sempre é un luxo ter a un autor sentado preto de nós respondéndonos ás mil e unha cousas que se nos ocurren sobre o seu proceso creativo, a xénese das persoaxes, as súas musas, etc…

Pedro é un home tranquilo, fala baixiño e doce , semella pedir perdón polo lugar protagonista que está a ocupar. A súa humildade e timidez case agochan, case, un sentido de humor vivísimo. Como todas as persoas intelixentes Pedro rise de todo e de si mesmo. E nos con él. Así imaxinamos a Simón, o seu protagonista, co seu sorriso cálido e ese encantador aire de “desastre”. Un antiheroe que non sabe nin atarse os cordóns e que non é completo sen a súa parella. Mariña, no caso de Simón, e Marta no caso de Pedro.

Marta e Pedro, unha parella que xa está para sempre nos nosos corazóns.

E na vosa mesiña debería estar, en galego ou en castelán, Os Fillos do Mar.

 

 

M Corbillón

Nada se Opone a la Noche

A veces llego a los libros por la recomendación de un amigo, de un compañero, de un cliente; otras es la estructura comercial de las editoriales quien nos invita, nos impele a leer su última apuesta; en algunas ocasiones, sin embargo, los libros llegan a mí como lo hacían en otros tiempos, antes de Cronopios. Son vírgenes a mis ojos, no sé nada de ellos más allá de lo que el editor me muestra en su portada, que no es poco, la propia línea editorial suele ser una garantía, y el título, la imagen elegida para ilustrar su portada y el banderín con las críticas de los medios ejercen de imán. O sea, causas bastantes concretas influyen en la decisión, pero a mí me gusta pensar que es mi intuición la que me lleva a una lectura y no a otra, y que, además, este sexto sentido es infalible.

Así ha sido en el caso de Nada se Opone a la Noche. No sabía nada de Delphine Vigan, su autora, y ni siquiera leí la sinopsis de la contraportada, pero después de  coger el libro entre mis manos y  pasearlo por Cronopios con otras “tentaciones”, me lo llevé a casa.

Hace horas pasé la última página y me resisto a abrir el siguiente libro, como es mi costumbre, porque no quiero abandonarlo del todo, no quiero que Lucille, su personaje principal, ese ser frágil, hermoso y oscuro, se diluya en mi mente, se pierda en la inmensa galería de personajes que me han acompañado, me han entretenido, incluso hecho pensar y sentir por unas horas para luego abandonarme dejando hueco a los nuevos.

Me gusta encontrarme con el autor en sus novelas, me gusta reconocer su alma, o intuirla, tal vez por eso disfruto con estos ejercicios de exposición donde el autor se convierte directamente en narrador. Lo he visto hace poco con otro francés, de Carrere en De Vidas  Ajenas y ahora en este Nada se Opone a la Noche, donde Delphine Vigan se acerca mucho mas al fuego. La imagino ardiendo al acercarse tanto a las entrañas de su madre. Admiro como su madre deja de serlo para convertirse en personaje, Lucille, una niña “vedette”, increíblemente hermosa, parte de una familia numerosa, una entidad total, aunadora y arrasadora, una familia, una infancia, como tal vez lo sean todas, capaz de mover mareas y provocar tempestades que no cesan.

Lucille tiene una tendencia irreprimible al silencio, a lo oscuro, a la destrucción.

La autora se convierte en personaje, ella encuentra a su madre muerta, ese cadáver azul, ella es espectadora implicada en sus turbulencias, ella asume la complicada y dolorosa misión de crearla para nosotros y de algún modo llegar a ella.

Y en ese viaje nos quedamos atrapados, los vericuetos de la mente, la genética, el peso infinito de la familia, la soledad, el suicidio, el amor…

En fin, los grandes temas y la  literatura.

 

Mercedes Corbillón

DESCUBRIENDO A LA INTRUSA

  • La intrusa, Salamandra, 2013

 Shimura podría ser uno de nosotros: nos levantamos, desayunamos y nos pasamos horas en el trabajo. De vuelta a casa pasamos por la tienda y al llegar cenamos y nos acostamos para empezar otro día tan idéntico como el anterior. Shimura no está solo pero no lo sabe. Una mujer vive con este melancólico personaje desde hace más de un año, comparte su salón, su baño, su nevera… cuando Shimura se ausenta. Él, que tiene una vida acomodada se le desmorona cuando descubre que su soledad y su rutina han sido invadidas contra su voluntad, Shimura se siente violado y no lo perdona. La Intrusa acaba en prisión acusada de allanamiento. Pero el berrinche inicial, le pasa factura al japonés protagonista, que pasa más horas de las que debe pensando en las consecuencias de su acusación. Tal vez ese remordimiento sea el primer sentimiento que demuestra este personaje.

Cada una de las líneas de la obra están llenas de melancolía, de sinceridad y nostalgia, aunque sin pecar de sensibleras. Las diferentes historias vitales que nos cuentan nos son de sobra conocidas, desde la soledad que viene dada por el hermetismo en las relaciones de Shimura, hasta la soledad que le viene dada a la mujer soltera que pierde su trabajo, su casa y que intenta recuperar los momentos más felices de su vida.

Salvando las páginas finales del libro (la elección de la casa por parte de la mujer no es fortuita) deberíamos plantearnos quién es realmente el intruso en la casa. Es más, qué significa tener una casa para los personajes. La disciplina espartana de Shimura tiene como víctima su casa, que es un refugio frente a los “demás”, pero quien la vive y la goza es la llamada Intrusa.

Eric Faye ganó con LA INTRUSA (Edit. Salamandra, 2013) el Gran Premio de Novela Francesa en 2010. Una pequeña obra de poco más de 100 páginas que cuentan una ficción basada en un hecho real que el escritor conoció por la prensa. Lectura obligada (más que recomendada) de un autor que cuenta una historia sobria y sencilla que invita a la reflexión sobre nuestras vidas y relaciones.